EL DISCURSO DEL REY Y COACHING

“The King´s Speech”, para nosotros de habla castellana, “El discurso del Rey”, es una película dirigida por el director británico Tom Hopper y basada en el guión de David Seidler. Fue estrenada en 2011 y con bastante polémica, dado el uso del lenguaje y el tema que trataba. Hablar de Jefes de Estado no es especialmente fácil y menos en esos términos. Y más si tenemos en cuenta que no estamos hablando de cualquier jefatura. Estamos hablando de la monarquía británica.

El primero, ganador del Oscar por esta cinta y, el segundo, premiado con un Bafta; los premios en este caso y en la mayoría son únicamente el resultado de un excelente y arduo trabajo. No voy entrar tanto en hacer una crítica sobre la película a nivel artístico porque, con tan sólo verla, uno se da cuenta del valor de la misma aún sin entender mucho de cine y para ello además está la crítica cinematográfica. Por otro lado, tampoco voy a entrar en detalle porque no quiero romper la magia de quién aún no la ha visto. Recomiendo así verla primero y luego leer esta reflexión. El cine es arte y no voy a destrozarlo con mis palabras.

Voy a hablar de ella porque la relación coaching y cine van de la mano en este caso, y esta breve reflexión va dirigida a los interesados en coaching. Mi opinión artística la dejo para nuestros corrillos de actores, y desde luego ver la película siempre será más interesante que escucharme a mí.

La historia está basada en la lucha del Duque de York y posterior Rey Jorge VI de Inglaterra por vencer su tartamudez, junto a su facilitador y actor Lionel Logue.

Es una historia de superación y lucha por romper las grandes barreras para conseguir un objetivo. Es la lucha de quién decide en un momento dado retarse a sí mismo y conseguir aquello que se propone, por difícil que le pueda parecer y por obstáculos y conflictos que se pueda encontrar… “Si soy un Rey, ¿Dónde está mi poder?”. Nadie le dijo al entonces Duque de York que le fuera a ser fácil y sencillo, pero ante aquella situación solo cabía dos opciones: o avanzar y crecer, o rendirse. Quizás le hubiera sido más cómoda la primera, pero el coste en su vida también habría sido mucho mayor. En sus manos estaba la historia de su país.

El coaching es un reto para todos, implica salir de la zona de confort y de lo conocido para abrir paso a nuevas realidades y nuevos puntos de vista. Es un reto de uno consigo mismo. Es una decisión consciente que supone ir más allá y saltar al vacío para así responder a tus necesidades, a tu propio crecimiento personal y profesional y, en últimas, a tu propia felicidad.

Lionel Logue se gana la confianza del aristócrata haciendo respetar su propio trabajo y su manera de llevarlo a cabo… “Lo siento, señora Johnson. Mi juego. Mi territorio. Mis reglas…” Las normas, las reglas del juego son las que él plantea respetando su visión y su manera de hacer, con el fin de conseguir el objetivo del cliente. Pero también hay que decir que se gana la confianza del mismo porque confía plenamente en la capacidad del futuro monarca y confía en que lo que hoy le pueda parecer un problema, tal vez sea por lo que el futuro rey pasará a la historia. Más de una vez hemos escuchado esa famosa frase de que “detrás del fracaso está el éxito”. Ve en él toda la capacidad de ser lo que él quiere y desea ser…  “Ni siquiera soy capaz de darles un discurso de Navidad”, declara el monarca.

Lionel Logue confronta y apoya dependiendo de las necesidades del momento. Deja de llamarle Alteza para llamarle Bernie. No le será fácil romper el rígido protocolo, pero sabe que ahí es donde se puede dar ese proceso transformador… “Esperar que un rey se disculpe, puede ser una espera realmente larga”. La relación coach-cliente es una relación de tú a tú, de igual a igual, donde se apoya y se confronta en función de la necesidad. En esa relación es donde se puede dar ese proceso transformador que tanto necesitaba. Por ello, Jorge VI, para nuestro coach, pasa a ser tan sólo Bernie.

“En el pasado, todo lo que un Rey debía hacer era lucir respetable en uniforme y no caer del caballo. Ahora debemos invadir los hogares de la gente y consagrarnos con ellos. Esta familia se ha convertido en la más baja de todas las criaturas. ¡Nos hemos convertido en actores!”. Por cierto, qué visión más canalla de los actores…

El duque de York atraviesa momentos de desesperación y frustración en la búsqueda de su deseo, y ahí también es donde Lionel jugará un papel importante. Motivar es un elemento esencial en los procesos. El coaching, un proceso de cambio, no puede darse sin el acompañamiento del facilitador. El coach es motivación y acompañamiento en todo el proceso. Es aquel que se tira a la piscina junto con el cliente, sin olvidar que quien decide dónde ir, a dónde llegar y cómo hacerlo, es el propio cliente. Nosotros no proyectamos nuestros anhelos y creencias. Es el cliente quién decide su vida, su camino y sus metas.

“Con este alto propósito, ahora llamo a mi gente en sus hogares y mi gente a través de los mares quienes harán… nuestra causa… la suya propia. Les pido que se mantengan calmos, firmes y unidos en este tiempo de prueba. La tarea será dura. Habrá quizás días oscuros… por delante… y la guerra… puede no limitarse al campo de batalla. Pero sólo podemos hacer lo correcto, como vemos lo justo, y con respeto comprometer nuestra causa a Dios. Si todos y cada uno nos mantenemos… firmemente a ello… listos para cualquier sacrificio… entonces con la ayuda de Dios… debiéramos… prevalecer”.

 

Miguel Ángel Alaejos

3 comentarios
  1. Sara
    Sara Dice:

    No deja de sorprenderme el poder del coaching, una disciplina hasta hace bien poco desconocida para mi. La peli, ejemplo de superación y de creer que nada es imposible si te lo propones, así lo refleja. Hay momentos en los que nada parece motivarte pero como el no o la situación ya la tienes, qué se pierde por intentarlo?. Gracias por el artículo

    Responder
  2. Montserrat Espadalé
    Montserrat Espadalé Dice:

    “El Discurso del Rey” nos muestra un ejemplo perfecto de cómo hay estados de nuestra vida personal que nos paralizan y no nos dejan progresar y lograr nuestras metas profesionales.
    A veces no pensamos más que en trabajo y nos frustramos porque no alcanzamos nuestros objetivos profesionales, sin darnos cuenta que debemos examinar también nuestra vida personal, ser conscientes de nuestros miedos y descubrir el poder que tiene nuestra mente y nuestro cuerpo sobre todo lo que hacemos.
    El coaching es una herramienta maravillosa que nos ayuda a lograr este proceso.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *