MADERA Y METAL

Un martillo es una herramienta muy sencilla compuesta por una pieza de madera alargada y un trozo pesado de metal en su extremo. Por separado, ambos fragmentos carecen de interés o utilidad. Pero juntos, adoptada una forma precisa, insertados en su exacto lugar, balanceadas sus diferentes densidades, se convierten en una poderosa herramienta capaz de erigir una hermosa catedral, o una vivienda a orillas del mar.

Hace un año, en un curso de verano intensivo organizado por el Centro de Estudios del Coaching en El Escorial, se reunieron una decena de materiales de diferente índole y procedencia: un corcho de alcornoque, una tiza de yeso, una cuerda de tripa, una hoja de cuaderno, un trozo de metal, una esmeralda poliédrica, un retal de tela, una piedra de granito, un palo de madera, y un bloque de plastilina. Los dos Maestros artesanos desgranaron cada uno de los principios y leyes del coaching, y los materiales comenzaron poco a poco a integrar los nuevos aprendizajes: pulieron sus asperezas, afinaron sus aristas, moldearon formas desconocidas, bailaron danzas tribales, vistieron uniformes ajenos, habitaron hogares anónimos… Cada uno de los materiales comprendió su voluntad para convertirse en algo diferente, único y especial en sus vidas.

Hoy en día los materiales se han hecho grandes amigos: comparten un activo grupo de wasap, celebran sus cumpleaños en los mejores döner kebap de la ciudad, navegan en un yate y se van de compras al centro comercial. De sus diversas texturas, gramajes y aromas, han construido una piña.

Y también han fabricado un martillo (esa poderosa herramienta capaz de erigir una hermosa catedral). El martillo tiene hoy nombre y se llama Mascoa, y está compuesto por una pieza de madera sagaz y una rotunda cabeza de metal.

La madera es fresca, intuitiva, creativa, emocional, artista, aporta soluciones innovadoras, está abierta al diálogo y enriquece la escucha. El metal es analítico, rápido, eficaz, orientado a resultados, acoge soluciones nuevas y abraza el aprendizaje constante.

Miguel Ángel y Sergio, madera y metal, se han convertido en el martillo Mascoa, un proyecto innovador, ilusionante, pasional, orientado a escuchar y comprender las necesidades actuales de la sociedad, desde la pasión y la convicción de que crecer y romper barreras es lo natural.

Miguel Ángel y Sergio saben que juntos son MÁS.

Miguel Ángel y Sergio saben que entre dos materiales de naturalezas diferentes, opuestas, el aprendizaje mutuo es inmenso, infinito.

Miguel Ángel y Sergio saben que el viaje en sí es el fin, y que las aventuras se disfrutan más en compañía; se celebran los éxitos, y se aprende de los errores.

Miguel Ángel y Sergio saben que Miriam y José Manuel son sus maestros, que el Centro de Estudios del Coaching es su hogar, que la autenticidad es su espejo.

Miguel Ángel y Sergio saben que la amistad, la ilusión, y la visión compartida, impiden que el martillo se desquebraje, permiten que el martillo aplaste los dragones, y sea la poderosa herramienta capaz de erigir una hermosa catedral, o una vivienda a orillas del mar.

 

Sergio Hinojosa

5 comentarios
  1. Mari Mar
    Mari Mar Dice:

    Sois el equilibrio perfecto de material para enfrentaros a cualquier reto que se os ponga por delante.
    Vuestra esencia personal por sí sola es perfecta, sin embargo en equipo pasa a multiplicarse de forma incalculable.

    Me pido ser la plastilina de ese grupo del que habláis!

    Responder
  2. Gloria
    Gloria Dice:

    De grandes maestros grandes alumnos. Tenéis fuerza y encanto trabajo y mucho arte. Tanto tanto que aportar!!!! Espero veros crecer y seguir sintiendo esta felicidad y agradecimiento por estar cerca de vosotros. Buen martillo. Muy bueno.

    Responder
  3. Sara
    Sara Dice:

    Miguel Ángel y Sergio, os deseo que construyáis juntos grandes proyectos, desde cajitas de madera donde meter pequeños tesoros hasta edificios en los que se vivan grandes aventuras. Creo que la herramienta es fuerte, tiene ilusión y ganas de trabajar. Sois lo MÁS! Si necesitáis ayuda de una carpintera aficionada contad conmigo…

    Responder
  4. Julio Sicilia
    Julio Sicilia Dice:

    Miguel Ángel y Sergio, enhorabuena por haberos atrevido a dar este paso. En esos errores y aciertos de los que habláis hay mucho aprendizaje. Estáis en marcha y eso, para mí, tiene mucho valor.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *